Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2015

Un relato más bien romántico (I)

La colina del olvido Un relato en tres partes: introducir un relato Es curioso cómo el tiempo que transcurre modifica lo que entendemos por una palabra o un concepto. Si hoy acudimos a leer una novela o ver una película romántica o apreciamos un cuadro romántico poco tendrá que ver con aquella corriente de pensamiento y artística del siglo XIX. Lo mismo sucede con los relatos.

Si hoy observamos el apuntamiento de los sentimientos, la exageración en la apreciación de la juventud, la muerte o el amor en aquellos cuentos de Edgar Allan Poe, poemas de Gustavo Adolfo Bécquer o José de Espronceda; cuadros de Caspar Friedrich o de Turner con ese particular  gusto por el sentimiento extremo, las altas colinas, los mares embravecidos y la subjetividad pensaremos que aquello poco puede parecerse a nuestra visión actual de lo romántico..
Hoy no manejamos la definición de romanticismo que en la primera mitad del siglo XIX se manejaba y jamás entenderíamos por romántico a aquel que ve en la muert…

Los Relatos de Género Negro (y III)

El final de la historia El destino inexorable del protagonista Resulta curioso que cuando leemos una novela de serie negra o vemos una película de este tipo esperamos un final feliz que raramente sucede en este tipo de obras. La vida suele ser mucho más benévola que los autores de este tipo de películas o novelas.

Sí, es posible que la novela negra tenga final feliz pero ha de estar dentro de un marco inquietante o que genere el desasosiego suficiente como para que ese final feliz deje la obra dentro de este género. Así, aquel final ya nombrado de Cagney acercándose entre sombras a la silla eléctrica con el rostro compungido y acobardado no es más que un final feliz pero que produce un cierto desasosiego.
¿Por qué? ¿No es acaso deseable que el criminal caiga tal y como le pedía su confesor? Seguramente sí, pero es que el "gangster" resulta en esta película un héroe, un buen tipo para el espectador. Ese final moralizante nos deja como héroe a un antihéroe.
Si volvemos a Myst…

Los relatos del género negro (II)

Un relato en tres partes El tipo duro
Si el cine negro ha dejado algo como impronta, como una estela que se ha de seguir por su éxito, por su atractivo para el público es eso que llamamos los tipos duros. El tipo duro, ya hemos hablado de Cagney en El Enemigo Público, resultan fundamentales para toda película de este género, no digamos si se trata de una película de acción.


Cuando hablamos de tipo duro en el cine, a todos nos viene a la mente al bueno de Harry y su más que famosa frase de "Alégrame el día". Este personaje de secuela resulta un guante para Clint Eastwood, quien a pesar de no ser un actor versátil - casi parece que se interpreta a sí mismo - nos ha demostrado sus impresionantes y sorprendentes cualidades como director,



A mí me resulta difícil hablar de cine y no nombrar la obra maestra de "Mystic River", dirigida con un pulso excepcional por Clint Eastwood e interpretada por un trío de actores de gran nivel. El tipo duro Sean Penn, la víctima propic…

Los relatos del género Negro (I)

Un relato en tres partes Detectives, policías y asesinos
Entre las sombras de las grandes ciudades se han escrito las novelas más apasionantes, se han rodado las películas más amenas y atractivas; esas que dan en llamar el género Negro, esas en que los malos y los buenos se confunden fácilmente, esas donde habitan los más oscuros personajes y las más siniestras intenciones tienen su aposento.

Allí donde el proceloso ejercicio de descubrir el crimen a partir de las pruebas, donde la ley es apenas la recta intención del honesto protagonista que quiere vengar esta u otra cuestión, es donde las más impactantes novelas han buscado y encontrado lo que el público quiere. Es cierto que ha habido abuso del tópico, pero, ¿quién puede dejar de recordar películas como El Enemigo Público o qué escritor actual no ha sucumbido a la tentación de redibujar a estos personajes?
Desde muy pequeño me sentí cautivado por los personajes que habitan en estos lugares de la ciudad, allí donde los sueños se pi…

Los escritos románticos

Edgar Allan Poe como disculpa A cuenta de su poema Annabel Lee
Cuántas veces la inspiración viene a cuenta de escritores reconocidos. Edgar Allan Poe es una fuente inagotable pues como todo escritor romántico se mueve en los extremos y deja muchos hilos por donde continuar o completar sus historias.



El romanticismo distorsiona todo lo que toca dibujando la realidad como si fueran perfectos sentimientos, por ejemplo, la muerte y el amor son descritos de forma desgarradora casi siempre. Entre todos los poemas, el amor profesado hacia Annabel Lee es el más romántico de todos, pues la muerte aparece como la venganza de ángeles envidiosos de un amor inocente entre dos jóvenes en un reino junto al mar.
El mar furioso, los ángeles envidiosos, el amor explosivo y juvenil, la muerte antes de tiempo y la soledad frente a ese mar tenebroso nos deja conmovidos e impactados como si fuera un escena de un cuadro.

Este poema ha sido interpretado de muchas diversas formas, y cuyas traducciones al esp…

El oficio o arte de escribir

La Palmera Inquieta La necesidad de escribir: inspiración y dedicaciónHay una canción de Manolo García que dice lo siguiente: "Por si el tiempo me arrastra a playas desiertas, hoy cierro yo el libro de las horas muertas. Hago pájaros de barro y los echo a volar..."


Si buscamos en el diccionario (de la RAE, por supuesto) el significado de "oficio" nos responderá que se trata de "una ocupación habitual, de una profesión de alguna arte mecánica". Después buscamos "arte" y a esta búsqueda curiosa nos dirá que se trata de "virtud, disposición y habilidad para hacer algo".
Podríamos seguir cerrando el asunto con la búsqueda de la palabra "virtud", pero no creo que sea necesario pues entre el oficio y el arte se encuentra esto de ESCRIBIR.
Recuerdo levemente alguna secuencia de cierta película - quizá alguien que lea esta entrada me pueda ayudar a recordarla - en la que una persona era capaz de sacar extraordinarias figuras de un troz…