Menú de la bitácora

martes, 1 de septiembre de 2015

Un relato más bien romántico (II)

El narrador que solo sabe lo que le cuentan

La temática, el ambiente, los asuntos turbios de familia


Nada es más eficaz para contar asuntos de  sociedad o de familia que utilizar un narrador que sabe exclusivamente lo que le cuentan, porque crea el ambiente propicio para el chisme y el rumor. Como animales, algo racionales, los seres humanos ocupamos mucho tiempo de nuestra vida en saber lo que hacen los demás. Las narraciones sociales no son otra cosa que la recreación de ese comportamiento,

The Age of Innocence, los tres actores con el director
En la magistral película La edad de la Inocencia, de Martin Scorsese - sí, el bueno de Martin además de la Invención de Hugo ha hecho otras obras maestras alejado de las mafias y los tiros - una narradora va introduciendo la escandalosa relación entre Daniel Day Lewis y Michelle Pfeifer con el encantador acompañamiento de Winona Ryder como un juego de equilibrios entre el convencionalismo tradicional de la sociedad de comienzo del XX y el escándalo que produce dicho triángulo amoroso.


Utiliza para ello a una voz de mujer distante que conoce gran parte de la historia como si fuese uno de los protagonistas pero que no es otra cosa que una mujer de esa sociedad que sabe casi todo de todos. Así el chisme, el rumor, las miradas curiosas van tejiendo una historia en la que solo el lector de la novela (de Edith Wharton, por cierto), en su caso, o el espectador conoce la sensación de tristeza y fracaso de los protagonistas. El grado de renuncia y el silencio de los que navegan en los turbios ríos de los comentarios insidiosos.

Mrs Mingott es la depositaria de todos los chismes, ¿será ella la narradora?

El modo en que el director cuida los detalles, la forma de contar la historia, la elección de una narradora distante y la excepcional interpretación del trío de actores hace de esta obra maestra una película que como las Grandes Reservas gana con el tiempo.


Mi relato, ya lo siento, carece de tanto romanticismo pues se mueve en unas relaciones algo más sórdidas pero se narra desde el punto de vista de alguien que, sin ser el protagonista de la historia, acaba siéndolo; alguien que conoce solo parcialmente la historia en la que se introduce y la va contando según se va enterando.

Esto obliga a mantener un lenguaje - digamos - propio de la época; cosa que hace Don Martin, también, en La Edad de la Inocencia, pues la narradora es fruto de su época y eso aporta elegancia y da verosimilitud a lo que se cuenta.


La segunda parte está en el horno y lista para ser consumida. Espero que os guste.



La Colina del Olvido Parte II

(…)

Perdonen que no me haya presentado, caballeros, mi nombre es Antonio Gutiérrez y Jofaina, joven oficial acuartelado en Argamasilla del Olivo a las órdenes de mi buen amigo el Séptimo Conde de Argamasilla, Don Jaime Sánchez de Comillas y Buenaescusa, en el verano del año de gracia de 1830. Momento al que circunscribo mi relato.

Pero antes de explicar las razones de mis desvelos por Juana he de confiaros la historia que me contó Jaime recientemente al respecto de los misterios que el Palacio de Argamasilla del Olivo y su familia conservan en la estrechez de sus propios muros.

La pasada noche, estábamos los dos - borrachos como cubas - en la cantina de la Ciudadela como sucedía algún que otro viernes cuando dejábamos el servicio; apenas dos horas antes de amanecer cabalgamos hasta el río para bañarnos porque las pegajosas noches de julio no dan mejor ocasión para refrescarse que los humedales del Puente Romano y, de paso, sofocar la enorme “melopea” que teníamos y mitigar el calor asfixiante que padecíamos de forma simultánea.

El río que corre seco en el estío a lo largo de la mayor parte del páramo, esconde una zona de humedales una vez pasado el puente; lugar al que llaman - como ya he mencionado - el Puente Romano, aunque el paso sobre el río lo hubiera construido en realidad Felipe IV. En esa zona oculta del camino, plagada de carrizo y malvavisco, aprovechamos para bañarnos como Dios nos trajo al mundo.


No era la primera vez que lo hacíamos pues a tales placeres se había incorporado, en ocasiones, su hermana Juana. Los Sánchez de Comillas son famosos por mantener las formas tradicionales que su alta nobleza les obliga y, sin embargo, tener una disoluta forma de comportarse en privado. Costumbre que heredaron de su padre el malogrado Sexto Conde de Argamasilla. Y ese malogramiento es el que me confesó el Séptimo Conde respecto a su padre en ese trance de entrar borrachos en el agua y salir secos en cuanto a ebriedad se refiere aunque mojados por esas mismas aguas.

Según me contó mientras nos secábamos con la lengua pastosa todavía y sin rubor alguno, una vez que del Palacio Real de Madrid se habían alejado en busca de sus propios orígenes las faldas de las nobles mujeres francesas, y con ellas, el apoyo que su padre Luis tenía en la Corte, su madre Clotilde aprovechó para tomar cumplida venganza de él y lo citó en la alcoba del Palacio de Argamasilla a las doce de la noche del 23 al 24 de junio, siendo esa la noche de San Juan.

Luis suponía que iba a ser una noche de desacostumbrada pasión carnal con su esposa y no dejó escapar la ocasión disfrazándose al modo veneciano, como solía hacer con sus múltiples amantes. Su sorpresa fue cuando, al entrar en la alcoba, con la cara tapada por una máscara negra de larga e importante nariz encontró que en su cama yacía su propia mujer con otro hombre que no era él, a los cuales encontró en plena hoguera de encendida pasión.



El Sexto Conde de Argamasilla no cupo en sí de cólera y salió, de su interior celoso, el español que venía ocultando con su afrancesado comportamiento de las últimas décadas y desenvainó su espada, la cual hundió sin dudarlo un instante en los dos cuerpos que se encontraban dentro de su propia cama entre jadeos, sudores y aspavientos. Al descorrer las sábanas de seda – compradas ex profeso en París con ocasión de su maridaje con Clotilde - encontró los cuerpos desnudos y muertos de su amigo Jacques de Rapuniare y su criada Aldonza López.

La más guapa de sus criadas que, bajo el permiso de la dueña de la casa había concertado la cita con el mejor amigo del marido de Clotilde. Llevaba, Aldonza, los ropajes de cama de su esposa y su amigo Jacques iba disfrazado, como él, al estilo veneciano con un antifaz negro de importante nariz aguileña, pues el maestro gustaba de lo mismo que su pupilo, el Conde.

Don Luis Sánchez de Comillas y Arriaga enloqueció cuando vio el rostro serio con el gesto riguroso de su mujer Clotilde en el umbral de la puerta mirando de soslayo a su marido disfrazado y con la espada manchada del rojo carmín de la sangre sobre los cadáveres de los dos desgraciados teñidos del mismo color, con la altivez de una dama de alta cuna y el desprecio profundo inyectado en sus ojos por el libertino comportamiento de su marido.


El Conde de Argamasilla acabó con la vida de su mujer en ese segundo arranque de furia con una risa nerviosa en su boca mientras el rostro de su mujer, despavorido, era la viva imagen de la sorpresa y el miedo.

Ordenó después al servicio que enterraran en una fosa común sin placa ni recordatorio a los pobres desdichados que acababa de matar en su cama; también ordenó emparedar a su odiada mujer junto a la chimenea del salón ante la asustada mirada de los dos niños que apenas contaban, entonces, con nueve años - Juana - y diez - Jaime -. Quería, el enloquecido Don Luis, tenerla siempre presente cuando disfrutara de algún acto público o privado en esa sala principal de la casa.

(…) Continuará


Os recuerdo que la novela Dentro del Pozo está disponible exclusivamente en Kindle de Amazon, engancha y mucho. Os la recomiendo.

#Dentrodelpozo



Para adquirir la novela Dentro del Pozo haz click en Amazon Kindle
Twiter: @vbq2012
Facebook (1): Vicente BQ
Facebook (2): Cuentos para Teresa
Publicar un comentario