Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2016

El sitio de mi recreo III

Ingenio, imaginación y creatividad: Aire Una sinfonía en diez movimientos, tercera y última parte Concluimos, por ahora, esta pequeña entrega dedicada a las bandas y grupos  - de todo tipo y estilo - que poblaron los ochenta y noventa en España. El grupo que indudablemente tuvo más éxito de ventas fue Mecano, un grupo que seguro denostarán por demasiado Pop los amantes del Rock puro o del Rock duro, pero que nadie - más allá del gusto - pudo dudar de su calidad aunque yo tuve mis momentos "pro y contra", hoy soy más "pro" que nunca.

Su éxito fue arrollador, pero haríamos mal si nos quedamos exclusivamente en su carácter de lideres del Pop porque sus canciones gozaban de una originalidad extraordinaria, unas melodías depuradas y una personalidad dual. Digo lo de personalidad dual porque, con  los años, se fue notando cada vez más quién era el compositor de tal o cual canción, si era Nacho Cano o si era José María Cano. Ambos aplicaron su diferente personalidad a su…

El sitio de mi recreo II

Siempre quise ir a LA, también Una sinfonía en diez movimientos, segunda parte Hay canciones que marcan una época de tu vida, canciones cuyo sonido evoca una persona, un momento, un día preciso de tu historia personal. Son canciones que vienen a la memoria con el grato recuerdo de un aroma, de un ambiente o con un rayo de sol incidiendo sobre tu piel todavía sin curtir.


Este es el caso de "Siempre quise ir a LA" (en realidad, Cadillac Solitario), interpretada por Loquillo y compuesta por Sabino Méndez. Aquella pareja que produjo de lo mejor que se ha producido en España en cuanto a música de bandas de Rock. A veces peleados, a veces reconciliados, Sabino parecía componer sus canciones con la personalidad de Jose María Sanz - Loquillo - y los acordes precisos para las distintas bandas con las que tocaron, yo me sentí muy identificado con los Trogloditas de Ricard Puigdomenet & co.
La historia de la canción es sencilla, cuenta la amargura que siente el Loco en la colina d…

El sitio de mi recreo I

Pop-Rock de los 80/90 Una Original Sinfonía en Diez Movimientos Primera Parte No descubro nada si recuerdo que los enloquecidos primeros años de los 80 en España dieron como fruto un número espectacular de bandas de pop y rock de indudable creatividad y calidad. Y tampoco que aquellos años de conciertos y desenfreno tuvieron su otra cara de la moneda. Fueron muchos los líderes o miembros de diversos grupos que cayeron como consecuencia de aquella locura colectiva que aunaba ansias de libertad con desfase.

Sin pretender nombrar a todos, que sería imposible, si quiero recordar a algunas de estas bandas que empezaron entre finales de los 70 y principio de los 80 y que fueron desapareciendo o se fueron transformando en algo diferente que llega hasta nuestros días. Desde Burning con su "Qué hace una chica como tú en un lugar como este", con sonido de garito y cuatro colegas desgañitándose con él, hasta aquellos Héroes del Silencio con su Rock profundo e internacional, interpreta…

Poesía y juegos de palabras

Componer un soneto Los versos satíricos No siempre quedan bien pero recomiendo a cualquiera que le guste componer poemas formales intentar hacer algún juego de palabras, y si es satírico mucho mejor. Así como ejemplo podemos recuperar el duelo entre Góngora y Quevedo, en particular, este par de sonetos que son tan estéticos como ofensivos:



Dice Góngora a Quevedo
Anacreonte español, no hay quien os tope,
Que no diga con mucha cortesía, Que ya que vuestros pies son de elegía, Que vuestras suavidades son de arrope.
¿No imitaréis al terenciano Lope,
Que al de Belerofonte cada día Sobre zuecos de cómica poesía Se calza espuelas, y le da un galope?
Con cuidado especial vuestros antojos
Dicen que quieren traducir al griego, No habiéndolo mirado vuestros ojos.
Prestádselos un rato a mi ojo ciego,
Porque a luz saque ciertos versos flojos, Y entenderéis cualquier gregüesco luego.
A mí esa idea de Góngora de pedirle los anteojos a Quevedo para ponérselo a su ojo ciego sólo para enseñarle verdadera poesía, (o …

Tradición

El club de los poetas muertos Reescribiendo a Whitman Pocas películas han servido para un largo y acalorado debate como la protagonizada por Robbin Williams, como actor mas destacado dentro de un elenco de - entonces - prometedores actores en "El Club de los Poetas Muertos".


El argumento de la película de forma sintetizada es el efecto que produce en un centro educativo de corte tradicional en la mitad del Siglo XX, la llegada de profesor Keating. Un profesor en apariencia respetuoso con esos valores de larga tradición  convencional del centro, pero que lleva consigo una revolución muy particular encarnada en la tópico del Carpe Diem - Vive el momento -,
Todo, a pesar de ser un antiguo alumno de la Academia Wellton, pues él mismo había pertenecido a una sociedad a la que llamaban El Club de los Poetas Muertos cuyo objetivo no era otro que el de una cierta aspiración libertaria de corte estético y esencial. Un lugar en el cual él vivió de forma intensa los principios del Car…

La curiosidad

Sin más preámbulos, os presento este breve relato... Curioso, curioso. Espero que os guste. Y para dar una pista, tiene que ver con...

¿Conoces a Joe Black?
Y el título del relato es...
LA CURIOSIDAD

La puerta abierta invitaba a entrar en la habitación. Entré sin demora empujado por esa invitación y la curiosidad. En su interior, la luz diáfana entraba desde la galería que daba al exterior. El viento mecía las cortinas empujando su blancura hasta ocupar el lugar. Al fondo, rodeada de luz, descansaba una mujer desnuda. Su piel dorada parecía dormida de forma plácida mientras yo dudaba entre seguir contemplando la belleza de ese cuerpo tendido o salir de allí como huyendo de mi curiosidad. De repente un pequeño reguero de sangre casi inapreciable en el lado izquierdo y bajo su cuerpo me avisó de que algo no encajaba en el puzle idílico que me hacía en la cabeza. Me acerqué y puse la mano en el cuello buscando el pulso. Un ritmo lento indicaba que eran, quizá, los últimos estertores de su ali…

Stand by me, cuenta conmigo

Las historias de la adolescencia La inquietud, el valor y el morbo Una obra impactante de Stephen King es "El cuerpo", en ella narra - según dicen - una experiencia autobiográfica de cuando era joven, justo en la edad de los doce o trece años en que la juventud llama a las puertas de un niño con ganas de descubrir cosas nuevas como el mero hecho de sentirse libres.


Un tiempo de experimentos y pruebas, de primeras y torpes experiencias, en las que te sientes mucho mayor de lo que el entorno te reconoce. La historia no está exenta de virtudes como el valor de la amistad, la aventura de los últimos días de un cálido verano cuando una historia morbosa alcanza los oídos infantiles de un grupo de adolescentes del Medio Oeste americano: han encontrado un cadáver en las vías de tren cerca de un río.
No necesitaron demasiado tiempo para acudir en busca del rostro de la muerte acosados y perseguidos por un grupo de cercanos enemigos íntimos del mismo pueblo, algo más mayores que ello…