Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2015

Una guitarra entre dos aguas

Homenaje a Paco de Lucía Guitarra clásica, guitarra flamenca Para quien le guste el flamenco, Paco de Lucía es imprescindible; pero hay a quien no le apasiona y Paco de Lucía sigue siendo imprescindible. Si te gusta la guitarra clásica más allá de algunos puristas, Paco de Lucía se explica por sí solo; si te gusta el Jazz hay conciertos en plan bulerías "jazzísticas" que marcan una época como el concierto de Al Di Meola, John Mclaughlin y Paco de Lucía.

Allí donde tres grandes guitarristas se juntaban, cualquiera que fuera el género, Paco de Lucía era uno de la terna. Admirado por los grandes guitarras del Rock, del Jazz y de la guitarra española, su modo personal de tocar la guitarra no dejaba indiferente a nadie.
Haciendo una imagen de sus propias composiciones, parecía como si su modo de tocar se moviera entre dos aguas: la guitarra clásica y la guitarra flamenca haciendo una combinación de arte, improvisación y sentimiento que te conducía a apagar el tiempo mientras él …

Cuentos para Teresa - Píbodi

Un "gambler" del Oeste Americano Los personajes típicosPíbodi es un personaje típico de las historias infantiles, su nombre es usado de forma frecuente por los estudios de cine de animación (Peabody y Sherman) o en los cómic; así mismo es frecuente encontrarlo en el cine clasico, no en vano la obra de animación de Disney proviene de la serie estadounidense de los años cincuenta The Rocky and Bullwinkle Show.

Sin embargo, este buscavidas de pelo rubio, nariz respingona y pecas en la cara, que siempre anda cantando la misma canción, lo empleo en uno de los Cuentos para Teresa como el típico gamberro del Medio Oeste que leemos en las novelas de Mark Twain; pues puede ser una mezcla entre Tom Sawyer y Huckleberry Finn, dado que sus andanzas por esas tierras americanas tienen el mismo perfil que las de Píbodi como aventuras vividas al margen de los convencionalismos sociales.
En la historia, Píbodi se presenta en casa de Lavanda y Calandra y se ofrece para echarles una mano en lo …

Bruce Springsteen y un breve relato

Born to run Llamando a las Puertas del Cielo Como la mayoría de los que nacimos en los setenta y entramos en la juventud en los ochenta he sentido la piel de gallina con muchas bandas, muchos artistas, con muchas canciones. Diversos estilos, desde el Rock más duro hasta el Pop más light ha ido perfilando la banda sonora de nuestra generación.



Cuando la adolescencia asoma con sus ganas de rebeldía y su espíritu combativo, la música se transforma en el compañero que te comprende y anima; entonces las canciones se cantan a pleno pulmón desde las ocho de la mañana hasta las tantas de la madrugada y un huraño "animalillo" vaga por la casa con la cara reventada de granos y unos cascos en las orejas desafinando por Dylan, INXS, Eric Clapton o Dire Straits.
A mí me gustaba hurgar en la música de las décadas anteriores a la mía para ver qué se cocía por entonces y descubrí enormes artistas y grandes canciones de las que luego buscaba versiones actuales. Son tantas las canciones que …

Un poco más de poesía

La poesía religiosa Creer lo imposible Atreverse con la poesía religiosa es apuntar a temerario, pues en castellano ha habido grandes místicos y ascetas que han logrado impresionantes poemas con el motivo religioso. Enumerarlos resultaría un ejercicio infatigable, un arduo trabajo más propio de una tesis doctoral que de una sencilla entrada de un blog.
Me quedare con tres de esos autores y elegiré tres poemas o fragmentos para luego proponeros un sencillo soneto con el que pongo mi particular granito de arena en esto de componer poemas religiosos.
San Juan de la Cruz, místico por excelencia que compuso sus más bellos poemas encerrado en una celda infame donde su alma se elevó hasta "dar a la caza alcance", es un gran místico y un gran poeta en quien el uso de recursos estilísticos sorprende por su atrevimiento.



Su Cántico, escrito para escándalo de tantos en su momento, es hoy una referencia de asombroso misticismo y bella poesía:

¿Adónde te escondiste, Amado, y me dejaste con…

Gracias

La bitácora de la imaginación Al comienzo de la Canícula
En estas fechas en que Sirio amanece por el horizonte en eso que llaman su orto helíaco para acompañar al Sol, algo a lo que los romanos atribuían el calor imperante de esta época del año dándole el nombre de Canícula, resulta gratificante ver que esta propuesta de la Bitácora de la Imaginación está teniendo un gran éxito.
Así, la estrella Alfa (dos o tres estrellas en realidad) de la constelación del Perro Cazador de Orión - Canis Majoris - determinaba en la antigüedad el comienzo de la crecida del Río Nilo y suponía un hito mayor para estas ancestrales culturas que hoy apenas se recuerda en nuestra cultura salvo cuando aprieta el calor; momento que seguimos denominando tal y como hacían en la Roma Clásica sin saber que la causa era la atribución romana del calor asfixiante del año al amanecer de la estrella más brillante del firmamento.


Hoy sabemos que el calor de esta época nada tiene que ver con este renacimiento anual, per…

Los Personajes de Mafalda

Miguelito Pitti, todo un personaje Definir los arquetipos Platón defendía el concepto de arquetipo como la sustancia que existe eternamente en el pensamiento divino. O sea eso que somos en esencia, el modo en que somos según la divinidad ha decidido. Y bajando al mundo de las novelas o de la creación literaria son muy importantes pues constituyen  los rasgos diferenciadores de los personajes. Si nosotros, como seres humanos, respondemos a arquetipos definidos previamente, en las novelas, los personajes han de compartir esos rasgos que nos definen.
Esto es muy importante, pues una buena obra destaca porque esos arquetipos son reconocibles, consistentes y coherentes a lo largo de la obra. Si un personaje es histriónico, ha de serlo todo el tiempo y solo podrá acomodar su comportamiento a ese histrionismo. Así puede tender a la euforia o a la depresión, pues son situaciones compatibles con un personaje histriónico; pero no será erudito, reflexivo o un lector empedernido, pues resultará …

Recortar un relato

El vigilante de la Sala de Estudio Los Relatos Románticos En ocasiones, para participar en un concurso tienes que adaptarte al número de caracteres o de palabras que debes emplear para participar en él. Ya hemos hablado de que está muy de moda los relatos breves, brevísismos e hiperbreves. Pues bien, he de reconocer que no soporto esta parte del oficio (que eso es escribir: un oficio que se aprende) y no me gusta porque las historias pierden algo cuando eliminas caracteres, cuando resumes, sintetizas o reduces su contenido pues en esto de escribir si algo lo puedes decir bien y bonito es mejor no ahorrar palabras.
Os propongo un relato en el que tuve que hacer hasta cinco versiones para llegar al número de palabras exigidas en cierto concurso, podréis apreciar cuánto pierde el relato al cercenarle, amputarle o cortarle parte de la historia. De esta lección aprendí que si un relato sale bien a la primera y no sale el número aproximado de caracteres cuenta otra historia porque jamás sa…

Dentro del Pozo - Un cuento en medio de la novela

El Gato Ismael y la Gata Taciturna  El inconsciente. El nivel de resistencia de Jacin Una vez que tienes clara la novela, la estructura, el desarrollo y el final trepidante con dosis de sorpresa, hay que escribirla. Una vez escrita, hay que leerla, entonces - más allá de las correcciones estilísticas, ortográficas y demás - debes valorarla, sopesarla y ver qué le falta, qué le sobra, qué necesita.
Si la sometes a valoración a un entorno cercano te darán su idea aproximada. Unos te dirán que le falta algo romántico, otros que algo divertido, los menos te echarán un rollo ente filosófico y estilístico que te dejará sumido en la más profunda de las incertidumbres preguntándote en frente del espejo, ¿pero qué he hecho?
Entonces, debes sosegarte porque si la opinión es positiva es que vas por buen camino solo falta recopilar las opiniones interesantes y llevarlas a la práctica a tu modo.
A mi novela le faltaba algo para cambiar de tercio, algo que explicara las razones profundas del asunt…